Tours en autos clásicos en La Habana: 13 fotos en una hora de cacería

Recientemente visité La Habana y estuve caminando por el Vedado. En mi recorrido pude ver muchos turistas haciendo un tour por la ciudad en autos clásicos convertibles, y decidí emplear algunos minutos haciendo fotos de esos momentos que parecían ser muy divertidos; algunos minutos se conviertieron en más de una hora capturando personas haciendo ese tour tan sorprendente.

Tomé las fotos sólo en algunos lugares del Vedado, pero estos autos andan rodando por todos los alrededores de La Habana llevando visitantes. Créeme, no hay mejor manera de tener una idea inicial de La Habana que tomando este tipo de tour: aterrizas en el aerpuerto, llegas a tu hotel o casa, sales inmediatamente y encuentras un auto clásico para rentar… probablemente uno como estos:

auto clásico morado en La Habana

auto clásico rojo en La Habana

auto clásico rosado en La Habana

auto clásico azul en La Habana

auto clásico azul en La Habana

auto clásico rojo en La Habana

auto clásico morado en La Habana

auto clásico azul en La Habana

auto clásico morado en La Habana

auto clásico rosado en La Habana

auto clásico anaranjado en La Habana

auto clásico rojo vino en La Habana

auto clásico rosado en La Habana

¿Qué te pareció? ¿Te atreverías a sentir un motor antiguo bajo tu asiento mientras estás siendo bienvenido a La Habana? ¿Te puedes imaginar contratando al azul, al rosado, al morado o al anaranjado?

Contratar un chofer con auto en Cuba: la experiencia con YoTeLlevo

Contratar un chofer con auto en YoTeLlevo es algo especial. No estás contratando un chofer, estás haciendo un amigo que tiene un auto y puede ser tu chofer -incluso cuando tienes que pagarle.

No es un secreto que visitar un país ajeno no es algo que se debe tomar a la ligera. Esto requiere preparación, tienes que planificar las estancias, comidas, transportación, y otras necesidades que seguro tendrás.

Sí, probablemente estés muy ocupado en los momentos en que te estás asegurando que nada quede fuera, no solo por tí, sino quizás por tu familia también (¿una hija adolescente? ayayay).

¿Qué tal si te pudiéramos ayudar en una parte? Aquí en YoTeLlevo hemos diseñado una manera para ayudarte con la transportación. Pero no cualquier manera.

Hemos diseñado una forma que te ayuda a encontrar un buen chofer para tu viaje a Cuba -ya sea un transfer o tour- y te dejamos conocerlo o conocerla antes de llegar a la isla. Eso lo logramos conectándote con tres choferes diferentes para que tengan una conversación por correo electrónico de tal forma que puedan arreglar todos los detalles. Al final contratas al que crees que es el mejor.

Nuestros choferes son cubanos propietarios de un auto que casualmente están en el negocio de taxi para el turismo. Puede ser que intercambies correos con un contador, o un pescador, un músico o un piloto retirado.

Lo que sacas de estas conversaciones es lo que llamamos la experiencia con YoTeLlevo: contratas un chofer que te puede transportar en tu viaje, pero también haces un amigo.

Horacio y familia conocen a nuestros choferes

Para tener una mejor idea de lo que puede suceder, supongamos que usted es Horacio y está viajando a Cuba con su esposa Carmen y su hija Olivia. Se enteran de YoTeLlevo y están dispuestos a probar el servicio.

Ustedes quisieran contratar un chofer privado para llevarlos del aeropuerto en La Habana a su hotel en Varadero. Van a nuestro sitio web y crean una solicitud de viaje:


Origen-Destino: Aeropuerto José Martí | La Habana – Varadero
Fecha: 10 Julio, 2018
Pasajeros: 3
Detalles: Estoy viajando con mi esposa e hija y nos gustaría ir directamente del aeropuerto en La Habana a nuestro hotel en Varadero.


Ya está: 3 choferes acaban de ser notificados con su solicitud.

En este momento tengo que decirte que nuestros choferes trabajan de manera independiente, así que seguro recibirás diferentes precios. También cada uno tiene su propia agenda y puede ser que algunos no estén disponibles. Pero con tres choferes siempre hay gran posibilidad de que al menos dos estén interesados.

Usted y su familia reciben respuesta de dos choferes (¿el otro? puede ser que hayan llegado el día de su cumpleaños). Entonces, dos correos llegan a tu bandeja:

Chofer privado de YoTeLlevo  - Cuba
Hola, soy Pedro y estoy disponible para el viaje que solicitan. Los puedo llevar de La Habana hasta Varadero por 80 CUC.

Saludos, Pedro

 

Chofer privado de YoTeLlevo - Cuba
Hola Sr o Sra:

Primeramente un saludo y gracias por su comunicación conmigo. Mi nombre es Mario.
Acerca de su solicitud de traslado del aeropuerto de La Habana hasta su hotel en Varadero, el precio es 90.00 CUC. Gracias nuevamente.

Saludos, Mario

Luego de recibir estas respuestas deciden evaluar los precios y concluyen que los pueden costear, y después de pensarlo un poco se deciden por Mario, porque aunque el precio es un poquito más alto, Mario parece un poco más formal y apropiado para ustedes. Ustedes responden:

Hola Mario,

Aceptamos su oferta de llevarnos a Varadero por 90 CUC. Llegamos a La Habana en el vuelo Air Europa UX51 procedente de Madrid a las 18:50.

Esperamos verte allí.

Horacio

A Mario le toma un poco de tiempo responder, porque puede ser que no pueda estar conectado a su correo todo el tiempo. La respuesta llega el próximo día:

Chofer privado de YoTeLlevo - Cuba
Hola Sr. Horacio, disculpe la demora en responder.

Sí, estaré allí de seguro. No se preocupen. Estaré esperando en la salida del aeropuerto con un cartel que dice ‘Horacio y famila’. ¿Debería confirmar la recogida unos días antes de la fecha?

Saludos, Mario

Ustedes responden:

Hola Mario, no es necesario confirmar. Estaremos esperando y buscando el cartel. Eso es seguro.

Todo sigue marchando como siempre para ustedes. Tú y Carmen se mantienen planificando su viaje (Olivia está demasiado ocupada diciéndole a TODOS sus amigos cuánto los va a extrañar durante dos semanas). Aún quedan algunas cosas por manejar, pero sienten que tal vez al menos su arribo a la isla va a ser un poco diferente a previas visitas, cuando han tenido que negociar su transportación en el instante en que llegan (y no lo han disfrutado).

El día antes de su salida hacia Cuba desde reciben un correo de Mario:

Chofer privado de YoTeLlevo - Cuba
Hola Sr. Horacio,

Le deseo a usted y su familia y buen viaje. Los veo mañana.

Mario

Esto los sorprende un poco. ¿De verdad estará esperándonos? Ahora se sienten como si tuvieran una amistad en Cuba, alguien a quien conocen y que está esperándolos. Se sienten confiados y relajados esta vez. Parece que el arribo va a estar libre de problemas. Si Mario no se presenta simplemente harán lo que siempre han hecho: negociar las tarifas en ese momento.

Al día siguiente cuando llegan al aeropuerto recogen su equipaje y se dirigen a la salida, logran ver un cartel que dice ‘Horacio y familia’ en la distancia. Comienzan a acercarse. Cuando ya están cerca la persona que sostiene el cartel los nota venir:

Mario:
Hola, Horacio??

Horacio:
Sí, usted debe ser Mario, nuestro chofer.

Mario:
Yo mismo. Mucho gusto en conocerlos en persona. Y ellas deben ser Carmen and Olivia… ¿tuvieron un buen vuelo?…

Y así en más. Luego de varias presentaciones se dirigen al auto que está parqueado justo fuera. Mario ayuda a Carmen y Olivia con el equipaje y abre la puerta del auto para ellas. Te subes al auto también y Mario enciende el motor. El auto comienza a caminar.

Mario:
Así que vuelo estuvo un poco demorado…

Y así comienza una conversación amistosa con todos ustedes, acerca del clima, lo que planean hacer en Cuba y de cuánto Olivia va a disfrutar Varadero.

Incluso cuando les toma 2.30 hrs llegar a su hotel en Varadero, sienten como que el tiempo ha pasado volando. En lo que estuvieron dentro del auto han aprendido un poco sobre Cuba desde el punto de vista de Mario, y han anotado algunas recomendaciones de comidas que probar y lugares que visitar. Su visita a la isla se va volviendo cada vez más interesante.

Deciden que van a llamar a Mario unos días más tarde para un tour que hace tiempo quieren realizar por La Habana. Olivia está muy feliz porque ahora sí va a conocer mucha gente JOVEN en esa ciudad.

Para hacer esta historia corta digamos solamente que terminan teniendo un grandioso tour por La Habana con Mario, y de nuevo sienten que gastaron su dinero sabiamente.

No vuelven a ver a Mario en esas vacaciones, pero guardan sus datos de contacto para futuras ocasiones, ya que él ha sido un chofer maravilloso: los introdujo a la yuca con mojo y estaban riquísimas, pero los chicharrones estaban demasiado grasientos para su gusto (Edición: es una lástima que no hayan probado ambos platos juntos. Es delicioso).

¿Cuán agradable fue eso?

Se pudiera argumentar que el viaje fue grandioso no necesariamente por YoTeLlevo. Y tienes razón, YoTeLlevo simplemente te ayudó a encontrar un chofer. Pero el chofer sí agregó algunas horas grandiosas a tu viaje.

Incluso cuando el chofer fue la estrella, nosotros creemos que la oportunidad de conocer a alguien antes de llegar a la isla y hacer que esa persona te espere y te de las primeras instrucciones realmente ayuda a darle forma a tu viaje. Si esa persona te puede llevar a tu hotel mucho mejor.

Por otra parte, si conoces los mayores costos de transportación con antelación, serás capaz de planificar mejor el presupuesto, lo cual te da confianza y tranquilidad. Nuestros choferes te pueden ayudar con eso también.

Anticipación a los costos de moverte por la isla, instrucciones sobre cómo emplear mejor tu tiempo en Cuba y una persona interesante y llena de historias para hablar con ella es lo que puedes esperar de los choferes que encontrarás en YoTeLlevo.

¿Necesitas más? Sólo imagina lo que un amigo puede hacer por tí.

Es verdad, yo trabajo con taxistas

Este es el primer post de este blog y pensé que escribiría sobre el negocio que estoy creando: YoTeLlevo. Pero en vez de eso voy a comenzar escribiendo sobre algo diferente pero que está relacionado: taxistas.

Todos concuerdan en que los taxistas son como trols a los que nadie se quiere acercar, mostruos que piensan que son los dueños de la carretera y que sus autos son el lugar donde tienes que jugar siguiendo sus reglas. Uno usa taxis porque tiene que hacerlo, no porque lo desee.

Pero, ¿qué tal si tu empleo consistiera en trabajar con taxistas todo el día? Yo te digo: es sorprendente!

Antes de comenzar con esta oda a los taxistas, déjame primero contarte cómo fue que terminé trabajando con un grupo de ellos.

¿Puede esto funcionar?

Hace un año atrás y durante una conversación con unos amigos tuve esta idea: qué tal si las personas pudieran crear algo como una solicitud de viaje en un sitio web, y hacer que algunos choferes independientes recibieran una notificación por correo electrónico con los datos de dicha solicitud. Eso permitiría al viajero y al chofer tener un contacto directo para poder arreglar los detalles del viaje: lugar de recogida, fecha y precio, básicamente.

Mi idea era notificar a varios choferes al mismo tiempo para que los viajeros recibieran varias opciones de precios y dejarlos hablar directamente, sin que hubiera un intermediario.

Al principio estaba pensando en proveer el servicio para todas las necesidades de transportación: ¿necesitas un auto con chofer para cualquier cosa? Encuentra uno aquí.

Pero por el hecho de vivir en una isla Caribeña cuya economía mayormente depende del turismo, no pasó mucho tiempo antes de darme cuenta que debía apuntar hacia ese mercado en vez de al local, así que me dispuse a ello.

Esto no parecía una mala idea. Después de todo este tipo de negocio no era nuevo. Muchos taxistas en Cuba están esperando en filas en algunos lugares para que los contraten.

Esta idea sería grandiosa para estos choferes porque tendrían un nuevo canal para encontrar viajeros, y grandioso para los viajeros porque ahora podrían planificar todo por adelantado, y probablemente congeniar con su chofer antes de llegar a la isla. La idea prometía eliminar el apuro y los problemas de contratar un chofer una vez llegado a Cuba.

De hecho se veía como una buena idea y como algo que se podría hacer fácilmente. Sólo era cuestión de crear la aplicación web, encontrar algunos choferes y registrarlos en una base de datos.

Y así lo hice.

Ahora vamos a saltarnos la parte donde tengo un escabroso camino creando el negocio y descubriendo y aprendiendo todos los valores que debíamos ofrecer, y asumir que logré hacerlo, ponerlo online y ponerlo a funcionar -por supuesto, recibí ayuda crucial de un par de amigos, un primo y mi hermano.

Aquí estamos hablando de taxistas después de todo.

Los choferes: cacería, correos, descubrimientos

Así que tenía que encontrar choferes interesados en usar lo que yo estaba creando, y eso fue lo primero que hice.

Le pedí a mi hermano (que está ahora en el negocio conmigo) que me ayudara a encontrar algunos choferes para nuestra empresa, y ambos comenzamos con esa tarea.

Necesitábamos choferes que tuvieran una cuenta de correo electrónico que pudieran revisar regularmente, lo cual no es algo muy habitual en Cuba, especialmente para no profesionales – quiero decir profesionales como periodistas y algunos desarrolladores de software como yo :). Decidimos que comenzaríamos a buscarlos en sitios de anuncios clasificados -un canal muy usado ahora en Cuba- o por recomendaciones. Los que se promocionaban en Internet tenían más posibilidad de tener una cuenta de correo, y las recomendaciones siempre tendrían que venir con la etiqueta de tiene-una-cuenta-de-correo.

La cacería comenzaba. Comenzamos enviando unos cuantos correos a algunos choferes que encontramos, pidiéndoles que se nos unieran y nos ayudaran a mover algunos visitantes que necesitarían un taxi. También nos desplegamos en las calles, donde los taxistas realizan su trabajo diario, y les preguntamos a algunos de ellos también.

Lo que buscábamos eran choferes que estuvieran dispuestos a usar nuestro sistema como lo habíamos concebido, y que fueran buenos comunicándose con la gente -esta era la parte extraña dada la etiqueta de trols que le han puesto a los taxistas. Y claro, experiencia, responsabilidad y un auto agradable también eran importantes.

En las calles no tuvimos mucha suerte porque la mayoría no tenían una cuenta de correo, o estaban acostumbrados a que los contrataran en el mismo momento del viaje, o no tenían tiempo para arreglar los detalles por correo.

Uff, esto es difícil… pero es mejor así!

No hubo respuestas al principio, pero eventualmente las respuestas a los correos comenzaron a llegar. Sólo algunos de entre muchos choferes estuvieron lo suficientemente interesados para responder. Muchos de ellos simplemente no se alentaron a probar.

Verán, manejar un auto no es algo nuevo para ellos, obviamente. Tampoco lo es encontrar clientes; incluso esporádicamente, los choferes se las arreglan para encontrar viajeros interesados en contratarlos. Muchos de ellos tienen métodos muy sofisticados, como páginas en Facebook, sitios web personales o afiliación con otras agencias. Muchos de ellos se han unido en asociaciones independientes. La mayoría hace buen dinero. Esperar en una fila en las calles o fuera de los aeropuertos les funciona muy bien. ¿Por qué buscar otro canal más?

Lo que entendimos después fue que penetrar un negocio muy bien establecido no era cosa fácil. Pero también descubrimos que aquellos dispuestos a probar nuestra oferta eran de hecho personas de mente abierta, buenos comunicadores y personas muy interesantes que por coincidencia estaban en el negocio. Había espacio para nuestra idea después de todo.

Comenzamos a encontrar gente espectacular: pilotos retirados, pescadores, contadores, comediantes. Cada uno traía diversidad a lo que estábamos creando. Cada uno de ellos estaba en el negocio de transportar turistas por todas partes en la isla, todos usando su propio auto.

Tenían la experiencia y conocían la mayor parte de las atracciones turísticas. Habían llevado turistas muchas veces y entendían sus necesidades. Entendían el valor de congeniar con los visitantes antes de ser contratados, y entendían la idea de lo que realmente queríamos: hacer más fácil y seguro para los viajeros el contratar un chofer privado, y así hacerlos felices.

Tener tales personas con nosotros fue una gran ganancia. De esa forma podríamos ofrecer a los viajeros un catálogo con los mejores choferes disponibles. Después de todo, la persona con la que viajas es importante y puede hacer la diferencia, así que es mejor que tengas al mejor chofer.

Si tuviera que elegir un motto para lo que ofertamos sería este: Tu chofer hace la diferencia. Vete con el mejor.

¿Es el mejor el que tiene más historias para contar? ¿Lo es el que puede ser un guía además de chofer? ¿O el tipo de chofer que se sienta tranquilo en su asiento y sólo maneja? ¿O el de más conocimientos académicos, o el de comportamiento más mundano y amistoso? ¿Es el chofer agradable, feliz, maduro, tranquilo, preparado profesionalmente, extrovertido o contador de historia el que tú estás buscando?

No importa cómo sean, la gente prefiere diferentes tipos de personalidades. Y eso es exactamente lo que estamos preparados para ofrecer ahora en YoTeLlevo.

Nuestros choferes son geniales

Entonces, ¿por qué digo que trabajar con estos choferes es sorprendente? Porque no solo son un placer para sus clientes, sino que también comparten nuestra visión y nos están ayudando a cumplirla diariamente.

Es increíble cuán rápido uno descubre que este prestigio que los choferes se han ganado está más allá de lo inmerecido. Realmente son personas fantásticas.

Nuestros choferes han sido de gran ayuda en nuestras peticiones y preguntas: danos ideas de cómo atraer clientes, ¿cuales son tus servicios más demandados?, ¿a qué lugares prefieren ir los viajeros?, ¿deberíamos poner transfers desde y hasta el aeropuerto entre nuestras principales ofertas?

Incluso en cuestiones más demandantes han sido muy receptivos: envíanos una foto para hacer un avatar, recuerda que estás compitiendo con otros dos choferes -dolor de orgullo de chofer-, puedes por favor verificar tu correo frecuentemente, puedes darle al viajero un precio estimado en la primera respuesta, no sería mejor decir tu nombre que permanecer anónimo, nos dirías cómo fue el viaje con el Sr. Horacio y familia?

Gracias a ellos hemos sido capaces de entender el mercado, crear funcionalidades en nuestra aplicación, y más importante, hemos podido hacer felices a algunos viajeros. Ellos realmente se esfuerzan para impresionar a sus clientes y serles de ayuda. Y eso es todo lo que deseamos.

Todo lo que hemos necesitado ha sido un poco de su tiempo y su entendimiento. Hemos tenido suficiente de ambas cosas, pero también hemos recibido aprecio.

¿Qué pensarías de una persona que envía un abrazo en el Día de San Valentín y felicita a todas las mujeres en tu familia el Día de la Mujer?

Hemos estado trabajando con nuestros choferes durante un corto tiempo hasta ahora, pero sí, yo estaría muy contento de trabajar con ellos durante mucho tiempo más a partir de hoy.